Polvorones de almendra caseros

Por fin nos animamos hacer esta rica y famosísima receta de polvorones. No os podéis imaginar lo fáciles que son de hacer en casa y lo buenos que están, sólo por eso merece la pena probar. ¿Cómo? ¿Qué no os creéis que estos polvorones salen riquísimos de nuestro propio horno?, pues es que entonces no los habéis probado. Yo de vosotras me pondría ya con ello y estas fiestas me llevaba unos cuantos polvorones caseros a las casas de vuestras familias y amigos. De verdad que os quedaréis con la gente y seguro que todos os pedirán la receta. Nosotros lo tenemos claro, los volveremos hacer, y los próximos serán de chocolate.

Y fijaros bien en lo que os vamos a decir, en el momento que los hagáis este postre navideño se va a convertir en una de las preparaciones más fidedignas de todo vuestro repertorio. El resultado es sorprendente, y desde luego sirve para haceros a la idea, que un polvorón no es más que harina, almendra, azúcar y manteca. No pensábamos que la proporción de almendra fuera tan pequeña, y de verdad, esto es así.

Seguro que además es divertidísimo hacerlo con los niños en familia, y podéis hacer polvorones de 15 en 15 con las cantidades que os vamos a indicar, así nunca os hartaréis y nunca se echarán a perder. De verdad que me pensaría en serio en poner la receta en práctica este fin de semana porque aún estáis a tiempo, y los ingredientes son muy de andar por casa. Además, en principio no necesitáis ningún artilugio raro, así que no hay excusa. ¡Ah! si los hacéis acordaros de ese primer bocado,… ¡es impresionante!.

Ingredientes para 12-15 polvorones de almendra:

350gr de una buena harina de repostería

  • 40gr de almendra cruda

  • 90gr de azúcar glas (más lo necesario para decorar)
  • 125gr de manteca de cerdo (nosotros usamos ibérica)
  • 3/4 chupito de anís dulce

  • 1/4 cucharada sopera de canela.

Lo primero que habrá que hacer es la molienda de la almendra. Nosotros usamos una básica almendra marcona pelada que podéis encontrar en cualquier lado, pero está claro que cualquier otra almendra de más calidad puede aportar mucho más al sabor final de este preparado.

Ahora un paso importante, mezclar el polvo de almendra con la harina. Esta mezcla es fundamental, para ello usar un robot de cocina o simplemente uno de los vasos accesorios de la batidora. El molido es muy importante para la textura final del polvorón, así que dedicarle unos minutos a darle caña que no estaréis perdiendo el tiempo en absoluto. Si no tenéis ninguno de estos aparatos, no os preocupéis. Tamizar la harina y mezclarla bien con la almendra manualmente, obtendréis unos polvorones dignísimos pero más ‘rústicos’, que no peores.

Una vez molida la mezcla la extenderemos en la bandeja de horno y la meteremos dentro del mismo a 130º durante unos 40 minutos dando vueltas cada 5 con la ayuda de una espátula de cocina. Aquí podéis hacer otra cosa mientras tanto.

Al cabo de ese tiempo no pretendáis encontraros una harina con un tono marrón, para nada. Obtendréis un tono blancuzco tirando a amarillento, y eso sí, un olor muy especial. Este será el el principio de nuestra gran azaña. La harina deberá de enfriarse y reposar por unas horas.

Al día siguiente (o al cabo de unas horas), nos pondremos a trabajar la masa en la encimera o en un bol amplio. Añadiremos al volcán de harina el resto de ingredientes y listos para amasar.

Amasaremos la misma durante un ratito (68 minutos) con la misión de mezclar muy bien todos los ingredientes, no de formar una textura correcta. Compactada la dejaremos reposar unos 15 minutos mientras hacemos otras cosas.

Extenderemos ahora la masa de nuevo sobre la encimera con las manos, dando un alisado superficial final con el rodillo. Este será el grosor definitivo de los polvorones, el cuál es recomendable que sea grueso como un dedo, porque quedan más buenos y son más firmes. Observaréis que cuando estiréis la masa a lo ancho, por los lados se desfragmenta un poco, no os preocupéis. Lo importante es que el centro esté compacto, si no fuera así echarle algo más de manteca, ya supondréis que el mundo de las harinas no atiende a medidas exactas.

Una vez alisada la masa, y gracias a un simple vaso de tubo o chato de vino, empezaremos a hacer las porciones. Lo que haremos será cortar círculos de masa apretando el vaso sobre la misma y arrástrandolos sin levantar el vaso de la encimera hacia afuera. Veréis que ya empezaremos a producir los polvorones, y es una satisfacción ver lo bien que quedan. Si no tenéis por casa algún cortapastas, desde luego que esta técnica es la mejor opción. Una última cosa, conforme vayáis cortando los mismos los vais colocando en una bandeja de horno (el papel sulfurizado es opcional).

Los bordes de masa que os sobren de la primera tanda, los volvéis a amontonar y así sucesivamente hasta que la masa se acabe.

Una vez colocados en la bandeja, los meteremos dentro del horno al grill (habéis leído bien, sólo grill) durante unos 15 min más o menos a potencia suave y hacia la mitad del horno, o mejor, hasta que la masa empiece a dorar un poco sólo por la parte de arriba. Tener mucho cuidado en este paso, deben de dorar sutilmente y jamás quemarse.

Así quedaron de dorados. ¡Cómo olía!.

Los dejamos enfriar en la terraza, y una vez fríos les espolvorearemos por encima azúcar glas.

Insistimos, si los hacéis vais a disfrutar muchísimo. Su sabor os va a encantar y durante el proceso, vais a ser los dueños y señores de todos los aspectos que os gustan de un buen polvorón, es decir, el dulzor (más o menos azúcar), la cantidad de anís (más o menos fuertes) las especias (más o menos carácter) y luego como no, las mil y una combinaciones de añadidos que admite este dulce.

Algo curioso, si queréis conseguir en vez de polvorones una especie de mantecados, añadir a esta fórmula 40gr de manteca, 30gr más de azúcar, y el chupito entero de anís. Si a esto le sumáis que no mezcláis mucho la harina con la almendra, el resultado está riquísimo y es diferente.

¡¡ A comer !!

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s